Publicado el

REFLEXIONES SOBRE NUESTRO CINE NACIONAL

El cine es el único arte nacido en el siglo 20, memoria colectiva, imágenes en movimiento del ocurrir real y onírico de un pueblo. Un país sin memoria se desconoce, se desvaloriza, pierde su identidad e ignora la existencia de la autoestima.

El fantástico imaginario latinoamericano y el humor (incluyendo la comedia y la capacidad de reírse de uno mismo) son requisitos indispensables de nuestra creación, fuentes de nuestra invención. Aunque no podemos competir industrialmente con el gigante del Norte, nuestras limitaciones tecnológicas y comerciales no son obstáculos; al contrario, nos destacan, nos hacen crecer y abren el paso a un cine expresivo y libre, a veces primario y balbuceante, pero:  intenso, auténtico, personal, ocurrente y vigoroso. Esta creatividad y libertad expresiva es nuestra única posibilidad de trascender, ya que este tipo de cine es virtualmente imposible de realizar en el contexto de un Hollywood ahogado en efectos especiales y comercialismo salvaje.

Nos merecemos un cine que sea un producto artesanal y libre, para expresar así nuestras propias fábulas, inquietudes y sueños. Interesémonos en nosotros mismos, en nuestro cine… Demostremos que rebosamos de ideas, y procedamos, sin miedo a hacer de nuestras vidas, y de nuestra imaginación, un cine, vital y entretenido como el circo.

Trascendentes para nosotros mismos, y para el resto de los habitantes de este frágil planeta.

Luis Armando Roche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s